top of page
  • Foto del escritorStanislas Wang-Genh

Un nuevo impulso para el proyecto Zanmai

Oaxaca, Mexique


OAXACA. Desafío a cualquiera a pronunciarlo correctamente en el primer intento. Al teléfono con mis parientes, suena como: "¿Y? jaja... ¿pusiste tu zafu en Wouax-aka?" o "Te quedas mucho tiempo en Oua-zaka, aunque...".

Pero para eso falta mucho. Debe sonar como una interjección que expresa asombro, deleite: "¡Wouah-Rhaka! Sin olvidar el pequeño movimiento de garganta que ataca la segunda sílaba. Tienes que relajar los músculos para liberar el aire de los pulmones, como si tuvieras arcadas. Suena como el ع árabe. "¡Wow-Rhaka!... ¡Wow-Rhaka!... ¡Vamos, uno más para el camino! ¡Wow-Rhaka!"


¡Vamos! No has pinchado para una sesión de logopedia, sino quizá para saber qué sigo haciendo aquí desde el día en que llegué, el 28 de octubre del año pasado.


Otro hermoso día. En este momento, estoy en la azotea del albergue comunitario Co404. Hay guirnaldas de papel picado (guirnaldas de todos los colores que se colocan para la fiesta de los difuntos) ondeando frenéticamente por encima de mi cabeza como para esquivar los violentos golpes de estas ráfagas cálidas. Es una señal de que los muertos están aquí. Y me siento como si estuviera con ellos y compartiera sus secretos. Me tumbo en un transatlántico acolchado, con los párpados cerrados y las mejillas quemadas por el sol. Saboreo el estridente sonido de esta animada escaramuza.

Qué momento de gracia. Y sin embargo, ¡esto no es nada! Es sólo la gratificación extra que se suma a la generosa recompensa que ya me han reportado estos ocho primeros meses de viaje. Y toda la alegre dulzura que se desprende de ella, amigos, rebota en los muros de la existencia y vuelve a mí en todas las formas que es capaz de crear. Otro hermoso día, sin principio ni fin.


Cuando llegué a Oaxaca, hice lo que hacen esos perros viejos y cansados que dan un par de vueltas antes de tumbarse. Aquí, todo responde a las expectativas de un viajero de larga distancia que necesita comodidad, compañía y un lugar fijo para descansar.

Todo el mundo sabe que ésta es la fabulosa tierra del nómada digital. ¡Pero silencio, ni una palabra! No queremos que se sepa. En el espacio de co-working del albergue: artistas gráficos, videógrafos, desarrolladores, diseñadores, gestores de proyectos web, responsables de SEO que pasan unas horas al día trabajando para grandes empresas estadounidenses (Apple, Reddit, Google, Uber, etc.). El resto del tiempo, yoga en las frescas horas de la mañana, mezcal y cumbia al calor de las largas tardes. Observo a uno de ellos sentado frente a una de esas complejas piezas de software, con los AirPods enroscados en las orejas, revolviéndose los pelos de la barba entre los dedos de una mano, golpeando el borde de una botella de kombucha con la otra. Los movimientos rítmicos de su cabeza sugieren la música que impregna su creatividad. Cuando la tarde no está dedicada a la siesta, todo el mundo está ocupado construyendo su red local para poder algún día dejarlo todo y venirse a vivir aquí.


El albergue es perfecto. Amplias habitaciones en un edificio rehabilitado, paredes decrépitas y purgadas de todo ornamento decorativo, ladrillos vistos. Cada objeto está en su sitio y todo sigue a grandes rasgos las reglas del wabi-sabi.

En la azotea, una inmensa cocina americana con un acogedor salón. El centro de actividades donde charlan los jóvenes guapos, creativos y delirantes.

Todas las casillas están marcadas, alquilo una habitación durante un mes. Pasaré aquí las fiestas de fin de año.

Llegué a Wouah-Rhaka el primer día de la semana del Día de los Muertos. Un gran comienzo, te digo. En unas horas de avión, pasé de Los Ángeles, demasiado grande y demasiado poderosa, que te absorbe como en un abismo y te abofetea al salir, a Oaxaca, cuya cada calle te dice con acento de sabores de piña y coco: "Ola amigo, qué suerte recibirte en mi humilde acera". Estas hermosas paredes de colores cubiertas de frescos son sólo para sus bonitos ojos. Y que el suave calor del aire te acompañe hasta el próximo cruce. De camino, déjate tentar por una copa de tejate o mezcal... según la hora.


Mientras los lugareños se afanan en colgar las últimas guirnaldas y proveer los altares de copal, calaveras de azúcar y pan para los difuntos, yo dejo mis maletas y mi Zhou Zhou en Casa Jalatlaco. Nada más llegar, conozco a Becca y Anthony, una pareja de Portland que vive en la casa de enfrente y que se convertirán en queridos amigos.


Paso la semana en el ambiente mágico de un festival que nunca termina con desfiles, bailes, trompetas, fuegos artificiales, alegría, maquillaje y disfraces. Descubro la bondad natural de la gente de aquí y visito lo que hay que visitar en los alrededores. Llevaba tiempo buscando un lugar donde escribir y empaparme del ambiente. Pronto supe que éste era el lugar. También es aquí donde quiero dar mi primera conferencia e iniciarme en la práctica del Zen y donde quiero crear un grupo de zazen.

Una noche, con Becca, Anthony y otros amigos, nos encontramos con Laura, que acaba de dar un magnífico espectáculo de danza aérea con su compañía en el barrio de Xochimilco. Le hablo de mi proyecto de conferencia y me ofrece el uso del espacio Círculo, un hermoso patio interior que sirve de centro cultural que ella gestiona en el corazón de Oaxaca. Le hablo del problema lingüístico de mi conferencia y me habla de su amiga Margaux, una francesa que vive aquí desde hace años y que estaría encantada de ser la intérprete de español.

Es en momentos como éste cuando aprecio la magia de que sucedan cosas buenas que no surgen de la nada. Sonríe al panadero y nunca pasarás hambre. Da dinero cuando no lo tengas y tus bolsillos estarán llenos cuando vuelva a llover.

Es toda una historia organizar esta conferencia. Empezando por la creación de un cartel para dar publicidad al acto. Así que puse todo mi talento de diseñador gráfico a trabajar y se me ocurrió algo que parecía tener mucho éxito. Los comentarios fueron excelentes. El cartel es tan divertido y llamativo que todo el mundo que me encuentro me dice: "Ah, ¿eres el monje de Oaxaca? He visto tu precioso póster". Algunos incluso intentan desmontarlo y ponerlo bajo cristal. Para hacerla, conseguí una foto muy famosa del maestro Taisen Deshimaru en postura de zazen de los años setenta. Lo rehice en colores locales. En lugar de su cara, coloco una calavera mexicana con un sombrero y flores con largos pétalos rojos en lugar de los ojos. Su túnica de monje y su kesa están coloreados en amarillo ocre y repasados con lápiz blanco, lo que da al conjunto un aire gráfico. Con un movimiento de la varita mágica, el fondo gris de la foto se sustituye por un fondo turquesa que salta a la vista. Y los bordes del cartel están marcados por un friso con motivos de colores. En cuanto a la tipografía, tecleo Policía México en Google y me encuentro primero con todas las comisarías de los 31 estados mexicanos. No, es broma... Descargo varias fuentes y ya está. Este gran disfraz es un bonito intento de cambiar la imagen de esta práctica supuestamente austera.

Después de haber hecho un centenar de impresiones, recorro las calles del Centro, Reforma y Jalatlaco para sesiones de collage que duraron varios días.

Unas cincuenta personas acudieron a esta conferencia, que duró casi tres horas. Y en los días siguientes, creamos oficialmente el primer grupo de práctica Zen en Oaxaca con unas diez personas. Tres zazen a la semana con una sesión de iniciación el martes por la noche y una enseñanza el sábado después del zazen.


Estoy impresionado por el compromiso del grupo de crear un lugar de práctica. Hay un deseo real de sentarse. Algunas personas vienen y dicen que sólo buscan sentarse con otras personas y se les dice que están en el lugar adecuado.

Tampoco tienen problemas con los rituales y las ceremonias. Me impresiona cómo ofrecen incienso o cantan los sutras. Ponen el corazón en ello.

A pesar de que las iglesias están llenas a reventar por aquí, se puede percibir que muchas personas anhelan una espiritualidad que les recuerde las prácticas ancestrales que una vez unieron a los zapotecas, los mixtecos, los amuzgos, los chinantecos o incluso los chocos. Y el paso de varias generaciones no ha borrado el karma de la colonización hispano-católica.


Con los miembros de esta nueva comunidad, hemos creado una página en Facebook y seguimos imprimiendo carteles, porque cada semana vienen empleados municipales con su raclette y tenemos que volver a empezar el trabajo.

1 DE DICIEMBRE CONFERENCIA / GRUPO ZAZEN


Esta es también la razón por la que me quedo tanto tiempo en Oaxaca. Tengo muchas ganas de que este grupo de zazen tome forma. Algunos de sus miembros manifiestan un gran entusiasmo y se implican para hacer vivir este lugar de prácticas. Tenemos la sensación de estar al principio de algo, es muy bonito. Y espero que el día que me vaya, sean completamente autónomos para garantizar el zazen y las iniciaciones posturales. En cada zazen, vengo con algo nuevo y explico los gestos, sonidos, rituales y cantos. Incluso hablamos de la idea de organizar una ceremonia Jukai (recibir los preceptos) cuando venga mi padre en abril, si es que viene a Oaxaca. Por ver...


Además de las actividades del grupo de zazen, he tenido la oportunidad de dar iniciaciones de zazen en varios hoteles del centro de Oaxaca. Y ahora algunas personas vienen regularmente a hacer zazen con nosotros. La gente me conoce como el monje de Oaxaca, lo que me hace mucha gracia.

INICIACIÓN AL ZAZEN EN ALBERGUES


Hasta ahora, he viajado continuamente en bicicleta. Las únicas paradas que hice fueron para pasar dos semanas en monasterios zen de Estados Unidos.

Pero mi visita a Oaxaca y la creación de este grupo de zazen han cambiado por completo mi forma de viajar. A partir de ahora, no es cuestión de perder tanto tiempo a solas. Este no es en absoluto el objetivo del proyecto Zanmai, que consiste en ir al encuentro de las personas para mostrarles la postura de zazen.

Esta es la razón por la que me separé de mi valiente Zhou Zhou, lo cual, no te lo oculto, me rompió el corazón. No creía que se pudiera coger cariño a una moto como a una mascota. He recorrido miles de kilómetros con su chasis de acero y nunca me ha fallado. Había creado toda una organización, una especie de tablero de mandos que me permitía acceder rápidamente a determinados objetos, como mi GoPro, mi cámara, mi repelente de mosquitos, mi spray para osos, mis auriculares, etc. Todos los días me llevaba al menos unas cuantas cosas. Cada día dedicaba al menos 15 minutos a limpiar la cadena, la cinta y las bandejas. Zhou Zhou está ahora en manos de Margaux, la chica francesa que vive en Oaxaca y tiene el sueño de recorrer Sudamérica en bicicleta. Me compró todo el paquete: la bici, las alforjas, el casco, las herramientas, la tienda, el colchón de suelo y el equipo de acampada. Tuve suerte de encontrarla, porque tener que enviarlo todo de vuelta a Francia me habría costado casi el presupuesto de un mes de viaje. Hoy, Zhou Zhou está en buenas manos.


Por lo demás, voy a tomar autobuses, trenes y hacer autostop a distintas ciudades de América Central y del Sur para seguir mostrando la postura de zazen. La idea es encontrar cinco o seis ciudades similares a Oaxaca para organizar una conferencia y crear allí un grupo de zazen. Así que me encuentro muy ligero, y todo cabe en una mochila de 60 litros. Y dado el estado de mis finanzas, tendré que saltarme la parte asiática y concentrarme en Sudamérica durante el último año que me queda para viajar antes de incorporarme a Japón durante seis meses.


La gran pregunta es cómo seguir en contacto y mantener esta comunidad internacional que se está creando a pesar de la distancia geográfica. De ahí la creación de la Comunidad Internacional Zanmai (IZC). El objetivo es utilizar herramientas modernas (Zoom, etc.) para mantener un intercambio regular, practicar zazen juntos, beneficiarse de enseñanzas o consejos para crear o desarrollar un grupo de zazen. El IZC está adscrito al Templo Ryumonji y es parte integrante del linaje del Maestro Taisen Deshimaru.


¡Larga vida al IZC!

























Corrección: Catherine Forestier

9 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page